Pues sí. Resulta que soy Copywriter y no lo sabía. Es de esas profesiones que han existido siempre y que desde hace un tiempo alguien le pone un nombre nuevo. Curioso, ¿no? Y, por favor, ya adelanto que no pretendo ofender ni menospreciar a nadie, nada más lejos de mi intención. Únicamente, opino que hay profesiones que han existido desde siempre y que ahora parecen nuevas.

Ya sabéis que me gusta pensar mucho en vosotros, así que si no tenéis tiempo o ganas de leer hoy, podéis ver el vídeo que, en menos de dos minutos, resume este artículo. No diréis que no soy bueno… 😉.

¿Qué es el copywriter?

Pero, antes de nada, tenemos que definir qué es un copywriter. Según muchos “expertos” en esto de escribir, la profesión de copywriter nació ligada al mundo publicitario, ya que el copywriter era el profesional que realizaba textos publicitarios para lograr la venta del producto, servicio, etc. Más tarde, el boom del mundo blogging y del marketing de contenidos fue ampliando la definición hasta dejarla en algo así como que el copywriter es un profesional de la creatividad con la escritura. Es decir, quien logra persuadir con el arte de escribir.

copywriter

Cuando yo estudiaba periodismo, allá por el comienzo de la década de los 90 del siglo pasado (qué mayor me estoy haciendo), bromeábamos con que los periodistas éramos unos “juntaletras”. Pues fíjate por donde, de aquel apodo casi despectivo hemos pasado a ser copywriters porque al final, todo documento escrito tiene más o menos un afán persuasivo.

Luego ya podemos profundizar en cómo se debe realizar el trabajo. Maider Tomasena, una de las profesionales más reconocidas en este campo, habla de la necesidad de ponerse en la piel del cliente para poder hablar por él, de ser ágil, de tener capacidad de escucha… Son aspectos más concretos en los que entraré otro día.

¿Por qué digo que soy copywriter?

Como acabo de decir, no hay texto que no tenga, en mayor o menor medida, una intención persuasiva. Podemos partir de la base de que el texto más opuesto a la persuasión es la noticia, ¿no? Se supone que ésta está escrita con un ánimo estrictamente informativo, pero, en el fondo, también tiene su aspecto persuasivo. No olvidemos nunca que la objetividad periodística no existe desde el momento en que el texto es escrito por una persona que tiene su forma de pensar, sus ideas, su ideología… La objetividad es una quimera que hay que perseguir pero que es imposible de alcanzar en su plenitud. Un eterno debate periodístico en el que siempre he mantenido esta opinión.

El caso es que todos los textos tienen una faceta de persuasión, de venta. Pueden hacerlo de forma directa (publicidad) o de más velada, lo que hoy llamamos “marketing de contenidos”. Por eso digo que todos los que nos dedicamos al arte de la escritura somos copywriter.

Y, en el fondo, hace tiempo que me puedo catalogar como tal. La vida profesional me encaminó al mundo de la comunicación más que al del periodismo. ¿Cuál es la diferencia? La comunicación es algo más amplio, que abarca el trabajo en los Departamentos de Comunicación o el de los comunicadores freelance en Social Media (o el mundo dosceropuntolandia que diría el gran Andrés Pérez Ortega), tan de moda últimamente. Porque todos ellos comunican, unos redactando noticias y otros escribiendo comunicados o en las Redes Sociales.

El periodismo es copywriting. La comunicación es copywriting. El Community Manager es copywriter… El arte de escribir siempre tiene en mayor o menor medida un componente de persuasión, de copywriting.

copywriter

Durante los más de 20 años que llevo ejerciendo de profesional he escrito multitud de noticias, he redactado centenares de notas de prensa, he redactado los textos de varias páginas webs, escribo puntualmente en mi blog y en el de mis clientes, todos los días escribo en las Redes Sociales de mis clientes…

Ya te digo, siempre he sido copywriter… y no lo sabía.

Dejar un comentario

¿Te puedo ayudar?

Not readable? Change text. captcha txt
éxito en las redes socialeshumanizar las redes sociales