En homenaje al gran Chiquito de la Calzada, puedo decir que soy un pecador de la pradera. Pero tú también, al menos si eres Community Manager. Porque todos los que nos dedicamos a esta bendita profesión pecamos continuamente, incluso cuando ni siquiera somos conscientes de ello. Se podría escribir un libro sobre los pecados del Community Manager.

Como me gusta “desnudarme” en el COMUNICAblog, voy a hacer repaso de mi conciencia y confesarme ante todos vosotros para expiar mis pecados. Vamos a hacerlo repasando los diez mandamientos.

Perdonarme. Si no tenéis mucho tiempo o muchas ganas de leer (vaya, esto se llama “pereza” y es un pecado capital 🤣🤣🤣), podéis ver este vídeo que os he preparado como resumen.

Ahora sí, voy a contaros mis pecados buscando el perdón de la profesión.

1.- Amarás a Dios sobre todas las cosas.

Hombre, nadie puede dudar que el Dios de todo Community Manager son las Redes Sociales. Y las amo. ¿Cómo iba a trabajar ocho o diez horas diarias en este mundillo sin amar las Redes Sociales? Pero, como os digo, los pecados del Community Manager están ahí y ya he pecado en este primer mandamiento. Porque no amo a las Redes Sociales “sobre todas las cosas”. Afortunadamente, además de Community Manager soy persona y amo muchas más cosas por encima de las Redes Sociales. Pssss, ahora que no nos lee nadie te puedo reconocer que incluso, en ocasiones, llego a odiarlas. Pero es un secreto entre tú y yo.

2.- No dirás el nombre de Dios en vano

Pues sí, lo he hecho en más de una ocasión. ¿Qué Community Manager no ha dicho alguna vez “Me cago en las Redes Sociales” (con perdón, pero ya os dicho que soy un pecador) o ¿odio las Redes Sociales? Lo dicho, de este mandamiento tampoco me libro.

3.- Santificarás las fiestas

Ja, ja, ja, esto si que tiene gracia. No existe Community Manager que santifique las fiestas. Trabajamos todos los días, aunque sea con el móvil. La verdad es que estoy por “convertirme” aunque sólo sea por santificar las fiestas. Psss, de nuevo te pido discreción… No es que no santifique las fiestas, es que una vez estuve en la iglesia por la comunión de mi sobrino y estuve contestando unos mensajes en las Redes Sociales con el móvil. Pero, por favor, que quede entre nosotros o arderé en las llamas del infierno.

4.- Honrarás a tu padre y a tu madre.

Es imposible. El padre de todo Community Manager es el amigo Mark Zuckerber y su madre Jack Patrick Dorsey, uno de los fundadores de Twitter. Y aquí no es que peque, es que, probablemente sea el mayor pecador del mundo. Con Dorsey no tengo mayor problema porque uso mucho Twitter, pero no me emociona. Pero con papá… Con Papá Mark tengo muchos más problemas. Es más, puedo decir que tengo una relación de amor-odio casi enfermiza. Le he dado hasta en el carné, incluso he sido muy duro con él con la manía de poner en marcha el famoso Facebook Zero. Pero tengo que reconocer que no puedo vivir sin verle un rato al día. No. Reconozco que no honro a mi padre y a mi madre y por eso me humillo ante todos vosotros y reconozco que soy un pecador. Pero sigamos con los pecados del Community Manager.

5.- No matarás.

La interpretación que hago de este Mandamiento es que no hay que ser literal. Yo creo que las ganas de matar también se incluyen en este quinto precepto. Y sí, como Community Manager he tenido ganas de matar muchas veces. Mi amigo Mark Zuckerberg ha sido objeto de mi peor pensamiento en más de una ocasión (y de dos, de tres, de cuatro…). Pero también he deseado deshacerme, en el peor sentido de la palabra de algún troll y del típico pesado en las Redes Sociales. Lo dicho, no me libra nadie de ir a ver al amigo Belcebú.

6.- No cometerás actos impuros.

Vaya que si los cometo. Llevo seis meses en esta nueva época del COMUNICAblog y en varias ocasiones me he desnudado completamente para contaros lo que sé. El artículo sobre el Community Manager o el más reciente sobre mi experiencia sobre trabajar en casa son sólo un ejemplo. Y, es más. Os aseguro que voy a seguir haciéndolo, porque como buen fiel y creyente en el Dios de las Redes Sociales, estoy convencido de que éstas sólo son reales si te desnudas y compartes todo lo que sabes. Así que os tenéis que ir acostumbrando a “leerme desnudo”.

7.- No robarás.

En este Mandamiento soy un pecador un poco “light”. Lo peor que se puede hacer es robar seguidores para las Redes Sociales, es decir, comprarlos. Y os puedo asegurar que eso no lo he hecho ni lo haré jamás. ¡Por Dios! Sin embargo, sí he publicado alguna fotito sin asegurarme que estaba libre de derechos. Eso sí, lo he hecho muy pocas veces y, sobre todo, antes de ser consciente de que no debía cogerlas. Dentro de los pecados del Community Manager, en este Mandamiento, mi pecado es liviano.

8.- No darás falsos testimonios.

Hombre. Os puedo asegurar que no he mentido nunca a mis clientes ni al contestar a alguno de mis seguidores. Pero el que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. No puedo poner la mano en el fuego porque lo más fácil es que en algún momento de mi trabajo como Community Manager haya dicho alguna mentirijilla, pero pequeña y venial, como mi pecado.

Pecado venial: Según la doctrina católica, pecado que levemente se opone a la ley de Dios, sea por la escasa gravedad de la materia o por la falta de plena advertencia (Diccionario de la RAE).

9.- No consentirás pensamientos ni deseos impuros.

¡¡¡Eres un pecador!!! ¿Acaso nunca han deseado eliminar un comentario de un plumazo? ¿No has deseado que Mark se fuera un tiempecito al purgatorio? ¿Nunca has deseado mandar todo a la m… y tumbarte en el sofá? Pues eso. Eres un pecador, y yo, también. Los pecados del Community Manager son generales a todos los que amamos esta profesión.

10.- No codiciarás los bienes ajenos.

Reconoce que en alguna ocasión has deseado tener la cuenta de otro Community Manager o que una idea de un compañero se te hubiera ocurrido antes a ti. Eso nos ha pasado a todos porque tenemos la ambición de ser siempre mejores, tener más clientes y ganar más dinero. Además de caer continuamente en los pecados del Community Manager, también somos humanos y, en algún momento, somos codiciosos. ¿O no?

 

¿Y tú, eres un pecador? No sé ni para qué pregunto, pero si quieres puedes contarme tus pecados en los comentarios y hacemos juntos acto de contrición 😜.

Dejar un comentario

¿Te puedo ayudar?

Not readable? Change text. captcha txt