“Ojala te de un cáncer y dejes de hablar mierda por esa puta boca”. “¿A Zipi lo mato ETA? A no espera, seguro que se tomo las drogas de su madre”. (Ya sé que hay faltas de ortografía, pero son transcripciones literales 😉). Quien recibió estos insultos en las Redes Sociales fue Francisco Javier Cuesta Ramos. Le conoceréis como Frank Cuesta o Frank de la Jungla. Pero hoy, para mí, es Francisco Javier Cuesta Ramos, un ciudadano normal y corriente, como tú y como yo, que está sufriendo un ataque brutal y despiadado por esos que se refugian en el anonimato de las Redes Sociales para soltar el veneno que llevan dentro, porque estos personajes sí que escupen veneno y no las serpientes que Francisco Javier muestra en sus programas.

Como siempre, antes de seguir os ofrezco la posibilidad de que veáis el video-resumen de este artículo. También podéis verlo y luego seguir leyendo (😉). Lo que sí os pido es que si os interesa la Comunicación y las Redes Sociales, os suscribáis al canal. Pero, sigamos…

No sé lo que Francisco Javier dijo para sacar lo peor de estos personajes. Y si os digo la verdad, tampoco me importa en este momento. Porque dijera lo que dijera, no se merecía estas contestaciones. Sencillamente, nadie se hace acreedor de que le escupan de este modo en la cara. Ni Francisco Javier, ni nadie. Sin embargo, en un tono de cierta ironía como utiliza en algunas ocasiones, Francisco Javier recopiló estos y otros mensajes y los publicó en su página de Facebook, tal y como podéis ver a continuación.

insultos en las redes sociales

Llevo tiempo pensando en escribir una pequeña reflexión sobre este mundo de las Redes Sociales y sus límites. Francisco Javier me ha dado el empujón definitivo porque leyendo la sarta de brutalidades que le dicen, no puedo más que coger el ordenador para explicar una postura que sólo se basa en dos palabras: “sentido común” (o la falta de él, según se mire). Podía haberlo escrito cuando se lanzaron en jauría a festejar la muerte de Víctor Barrio en el ruedo o cuando celebraron cruelmente el fallecimiento de Bimba Bosé e insultaron a su hermano Miguel. No sé por qué, pero ha sido ver los insultos a Francisco Javier y escribir estas líneas, pero ya digo, podía haber sido en cualquier otro momento porque, desgraciadamente, ha habido muchas oportunidades para escribirlo.

El sentido común se dice que es el menos habitual de los sentidos. Y, por lo visto, llevan razón. Hay demasiadas personas sin sentido común que aprovechan el anonimato del mundo digital para lanzar sus campañas de insultos en las Redes Sociales. Siempre he defendido que su uso, el del sentido común, debía mamarse en la familia y enseñarse en la escuela, porque con sentido común se evitarían muchas de las tropelías que se cometen. Centrándonos en este mundillo digital y en el caso de Francisco Javier, creo que el uso del sentido común debe utilizarse en una doble vertiente.

EL (SIN)SENTIDO COMÚN EN LAS REDES SOCIALES

Lo sé, es imposible pedirle a todo el mundo que utilice el sentido común, pero es necesario hacerlo. Nadie con sentido común proferiría esos insultos en las Redes Sociales. Sin embargo, no nos engañemos, personajes de esta calaña los ha habido siempre, no son de ahora. Lo que pasa es que antes sólo los conocían en el bar que había debajo de su casa, que era el sitio donde lanzaban sus insultos a diestro y siniestro mientras veían la televisión u ojeaban (porque pedirles leer es mucho) el periódico. ¿A qué tú también los has visto alguna vez?

insultos en las redes sociales

El problema es que ahora les han dado un altavoz con el cual gritar todos estos insultos. Y, encima, se pueden dirigir directamente a su interlocutor. ¿Hay algo más maravilloso para estos cafres que poder insultar directamente a quien desean aprovechando el anonimato más cobarde que permiten las Redes Sociales? Es como si pudieran pegarte, porque en el fondo lo hacen, aunque sea de forma verbal, y tú no pudieras devolverle el golpe.

Son felices haciendo daño porque saben que nadie les va a hacer nada. Es más, se considera feo hasta contestarles. Manda huevos, que diría Trillo…

EL SENTIDO COMÚN DE QUIENES DEBEN DEFENDERNOS

Vale que estos cafres y analfabetos de bar amplificados por las Redes Sociales no tengan sentido común. Pero, ¿dónde está el sentido común de quienes nos gobiernan, de quienes nos legislan, de quienes deben aplicar la legislación? Esto es muy preocupante, porque desgraciados ha habido siempre, pero teníamos armas legales para defendernos de ellos. Hoy, el anonimato les ampara. Es como si fuesen con un pasamontañas por la calle insultando a diestro y siniestro. Resulta siniestro, nunca mejor dicho.

¿Qué hacer ante esta situación? ¿Cómo puede Francisco Javier Cuesta defenderse de estos violentos verbales? Yo lo tengo claro. El camino tiene que ir en una doble dirección. Por un lado, las empresas tecnológicas deberían impedir el anonimato en sus Redes Sociales. Esto se llama usar el sentido común, ¿no? Si alguien quiere lanzar insultos en las Redes Sociales, por lo menos que tenga nombre y apellidos. No hay otra. Y esto no es coartar la libertad de expresión de nadie. Si no cometes ningún delito, no debes tener problema en que se sepa quien eres, digo yo. Eso sí, la forma en que debe articularse esta medida, se la dejo a los grandes CEOs de Facebook, Twitter y compañía. No me pagan a mí por hacer su trabajo.

Pero, además, el poder judicial tiene que utilizar, sencillamente, las armas legales que tiene a su disposición. No soy yo ducho en pormenores legales. Soy periodista, lo que quiere decir que sé un poco de todo pero en el fondo no sé nada. Lo que está claro es que si yo insulto a alguien a través de la televisión o de un periódico, el agraviado irá al juzgado y me caerá todo el peso de la Ley. Ya sean injurias, calumnias o el delito que el juez considere que he transgredido.

insultos en las redes sociales

Hoy, sólo cambia el canal a través del cual se lanzan esos exabruptos. Hoy eructan esos insultos en las Redes Sociales. Por eso, si se rompiera el anonimato, se podría perseguir a quien se salta la Ley para insultar gravemente al prójimo. Si no lo permitimos en la llamada “vida normal”, ¿por qué tenemos que hacerlo en la digital? Esto se llama sentido común.

HAY QUE QUITARLES EL PASAMONTAÑAS

Sólo el anonimato permite que queden impunes los insultos contra Francisco Javier, sus hijos y su mujer. Francisco Javier Cuesta Ramos es un hombre que tiene una familia y que no se merece que le insulten en las Redes Sociales de esa forma. Y, mucho menos, que lo hagan con un pasamontañas a plena luz del día. Nuestros servidores de lo púbico tienen que quitarles el pasamontañas. Es de sentido común.

Francisco Javier, estoy contigo. Estoy con el sentido común.

Showing 2 comments
  • GatoOscuro
    Responder

    Fatal esta clase de insultos que reciben famosos/conocidos en redes sociales, es cierto que el anonimato les ha dado un altavoz, pero no deja de tener las dos caras de la moneda (cómo quizás, cualquier cosa). Algo que no me termina de convencer sobre lo que has escrito, es tu conclusión: “las empresas tecnológicas deberían impedir el anonimato en sus Redes Sociales”. La privacidad es un derecho y en lo que si estoy de acuerdo es con lo que después mencionas: “el poder judicial tiene que utilizar, sencillamente, las armas legales que tiene a su disposición”, Esto lo podrían hacer sin tener que quitarle el anonimato a todos por obligación (de hecho se ha podido evidenciar en casos bastantes conocidos).

    La solución quizás también esta en tus manos: 1-Exponiendo al atacante 2- Ignorando el mensaje… en la mayoría de los casos es quizás alguien con tiempo libre que aprovecha su frustración, pero de allí no pasa (si pasa, ahí es donde se debe tener extremo cuidado). Muchos personajes conocidos que han recibido esta clase de odio simplemente pasan de aquellos comentarios y siguen con su “feliz vida”.

    Excelente artículo. Saludos.

    • Manuel López-Fando Arias
      Responder

      Estoy de acuerdo contigo, pero me imagino que cuando recibes los insultos no es tan fácil “pasar”. Una vez, tal vez dos, a lo mejor tres… pero al final un día se te van los dedos al teclado y te dejas llevar. Respecto a la privacidad, creo que todo derecho termina cuando empieza el de los demás. No todo vale a costa de la privacidad. Un saludo.

Dejar un comentario

¿Te puedo ayudar?

Not readable? Change text. captcha txt
El sueño de un Community Manageréxito en las redes sociales